Las historias de Anna: La obsesión por el TIEMPO

Imagen_Blog_CMM_El_Tiempo

Tic-Tac el tiempo pasa; Tic-Tac el tiempo se agota; Tic-Tac tiempo desaprovechado, tiempo perdido; Tic-Tac el tiempo va en mi contra; Tic-Tac el reloj avanza y siento la presión del mundo sobre mí.

Soy Anna, la que se casó entre dos quimios, la misma. Aquí estoy de nuevo con mis historias. Y como soy así de osada, me autocreo una sección: Las historias de Anna, así podréis reconocerme fácilmente 🙂

Arena tiempo corporativo

Cuando llegó el cáncer, no llegó sólo. En mi caso entre muchas otras cosas, llegó con la obsesión por el tiempo. Esta obsesión, con el cambio de diagnóstico fue en aumento, pues cada vez, sentía que los días, horas y minutos se me escapaban entre los dedos de las manos como un puñado de arena.

  1. Diagnóstico inicial: Tienes cáncer de mama. Tal como me dijo la ginecóloga: “Tengo dos cosas que decirte, la primera es que estas enferma, y la segunda es que te curaremos”. A pesar de ser muy duro, la promesa de curarte de un profesional, todas las campañas en medios que hacen que parezca que el cáncer de mama se cura cual resfriado, y los incesantes testimonios de amigos y familiares, que de repente conocen a un montón de mujeres que lo han superado, hace que dentro de todo, sientas que el cáncer y su proceso va a ser temporal. Así pues tras el inicial cáncer = a muerte, esto desapareció, y sentí que esta parte de mi vida sencillamente iba a ser una etapa más.
  2. El cáncer ha llegado para quedarse: Tienes metástasis. Esta etapa fue larga en cuanto a la aceptación, de hecho a día de hoy sigo sin aceptarla. La psico me dice:

– “Pero si eso ya lo hablamos en el pleistoceno”, a lo que yo le respondo:
– “Sí, lo sé, pero hay situaciones que me devuelven a la casilla de salida, es un sentimiento que no puedo frenar a pesar que en mi cabeza tenga clara la teoria”.

Todavía no hace un año de mi diagnóstico de metas, aunque falta poco, y la obsesión con el tiempo es MAYÚSCULA.

Siempre he sido muy de listas y libretita, y si bien es cierto, que en esta ocasión no tengo un papel con una lista que empiece por: Cosas que quiero hacer antes de morir, en mi mente sí que la estoy elaborando, casi sin darme cuenta.

Blog_CMM_Viaje

Empecé obsesionándome por querer meter en la lista todo aquello que no podía hacer. Qué en ese momento no podía irme de viaje, pues eso era lo primero de la lista. Qué ahora me duele la cadera y no puedo ir a zumba, pues eso era lo que me apetecía más del mundo. No era bastante dura la situación, que me autoflagelaba con todo lo que no podía hacer.

Continué cómo si no estuviera pasando nada, agenda en mano, hacía planes y más planes, que evidentemente luego no podía seguir, y alguno ni siquiera disfrutaba, pues estaba agotada y/o “enferma”. Hablo de planes simples, como ir a hacer un café, de dar una vuelta, de una cena, de salir a bailar, de una excursión…, aquí ya hacía planes más realistas, pero desmedidos en cuanto a cantidad. Mi cuerpo no era ni sería el mismo. Yo no era ni sería la misma. Maldita obsesión por “aprovechar” el tiempo.

Volví el tiempo en mi contra. Clasifiqué el tiempo entre aprovechado y perdido. Mi mente desvirtuó las manecillas del reloj, queriéndolas exprimir gota a gota, ignorando una realidad de la que no podía y no puedo escapar.

Hoy en día, sigo trabajando mucho el tema del tiempo. Si bien, a veces todavía no calibro bien, y sigo poniendo a prueba mis limitaciones físicas, tengo una agenda más relajada en la que intento disfrutar de la vida, y no pelearme con ella.

Blog_CMM_Portada_MOMO

ONCO-CONSEJO DE MI PSICÓLOGA: Por si a alguien le puede venir bien, si se encuentra en mi misma situación de obsesión con el tiempo, mi psico me ha puesto deberes 🙂 Leer un libro. Se títula MOMO de Michael Ende. Yo estoy en ello. Es una novela que habla del concepto del tiempo y como está desestructurado en las sociedades modernas. ¿Os parece hacer un poco de debate aquí en los comentarios? Prometo avisar cuando lo haya terminado. No me hagáis spoilers 😉

Imágenes extraídas de:
http://ivan-art.uk/
http://www.bilytica.com/blog/
http://www.kindlegarten.es

Irene Mensa: “Ahora a los enfermos se les exige que sean positivos, y si no lo logran, se culpabilizan”

La psicóloga del Vall d’Hebron afirma que la tristeza, la rabia o el miedo forman parte del proceso de duelo y adaptación.

La psicóloga Irene Mensa atiende en el hospital del Vall d’Hebron a pacientes adultos con cáncer. Estima que entre un 30 y un 40% de estos enfermos presenta malestar emocional clínicamente significativo que requeriría de tratamiento psicológico. Leer más→