Mi grupo

Hace algún tiempo, entré en un grupo de personas con cáncer de mama. Allí un número muy elevado de compañeras, compartían sus sueños, sus esperanzas, sus tratamientos con fechas límites.

Unas cuantas de nosotras, decidimos (o apoyamos), crear otro grupo para las metastásicas, porque nuestra problemática es diferente. Nosotras no tenemos fecha final de tratamiento, nuestros dolores son permanentes, ya no pretendemos curarnos sino vivir con la enfermedad a cuestas, lo mejor y el mayor tiempo posible. Durante este tiempo, el grupo ha crecido, se ha hermanado con otros países, se han creado vínculos que difícilmente se desunirán, nos hemos reído, llorado, apoyado, consolado, en fin… hemos construido una familia entrañable.

solidaridad

Durante todo este tiempo, hemos tenido pérdidas irreparables, porque todas lo son, porque formaban parte de nuestra familia, porque tenían hijos, padres, nietos, hermanos, amigos, que aún lloran su pérdida. A todas las hemos llorado y echamos de menos, ha sido un porcentaje pequeño, no podemos derrumbarnos por ello, pero ¡dios! como duelen, como escuecen.

Hace unos días que nos ha machacado la noticia del fallecimiento de una compañera alegre, joven, amante de la música, viajera del mundo (aunque solo fuese organizándoselo a otros). Siempre la encontrabas ahí, animando, compartiendo videos musicales, invitando a todo el mundo a compartir experiencias, en fin…entrañable. A los que la conocían, no hace falta que diga su nombre, a los que no, simplemente imaginaos un ser magnífico, que ha fallecido mucho antes de lo que debiera, con sus esperanzas y ganas de vivir intactas.

Pues bien, hoy me duele el grupo, me desborda la tristeza entrar y no ver sus videos, me preocupan en demasía las dificultades de cada uno de los miembros de nuestra familia, siento que hoy por hoy, no puedo con tanta tristeza y sin embargo, no puedo prescindir de ellas, porque de la familia, no se prescinde. Disculpadme si no participo más, disculpadme si en alguna ocasión  no he contestado a alguna de vuestras preguntas, pero es que necesito tiempo para curar a mi pobrecito corazón, que de tanto desbordarse, se siente demasiado dolorido.

Os quiero eternas compañeras de fatigas, familiares entrañables de las que se eligen y no se imponen y una vez más, les pido disculpas, volveré a ser como antes cuando tenga fuerzas, y hoy por hoy, que sepáis que sigo aquí, que sigo leyendo vuestras progresiones, pero no me encuentro con fuerzas de comentar nada, de dar ánimos.

Os voy a dar una orden: mejoraos todas, por favor cuidaos mucho, mucho,…

Margarita

hands-861383_960_720