Libertad de ser

La sensación de libertad. A veces estar en el mar prácticamente sola y mirar el horizonte, hacer una parada en un sendero abrir los ojos, respirar y sólo sentir el sonido del aire mecer las ramas de lo árboles, sentarte un día de lluvia bajo una ventana, estar leyendo, parar un instante y con la mirada perdida ir mas allá de lo que ves tras esas mismas ventanas. Libertad, hermosa palabra acaparada como patrimonio de unos y destruidas por otros. Pero la libertad no es algo intrinseco al ser humano (que va unida a esa capacidad de ser en si y por si mismo alguien único aunque solitario), pertenece a todos los seres vivos. Todos, curiosamente sometidos a las leyes de la Naturaleza o de un Ser Superior, pero libres en nuestras decisiones, actitudes, sentimientos…Sí, somos libres aunque creamos que nuestras cadenas físicas y psíquicas son más fuertes. La Historia de la Humanidad es la historia de una lucha cruel. pero también heroica por la libertad de los derechos del hombre y de la mujer, por la libertad política e identitaria de los pueblos, lucha por el respeto de tus creencias. Curiosamente a todos no es más factible y bello alcanzar ese ideal de libertad cuando traspasa al propio sujeto; pero conseguir la libertad interior, ¡ay amigos eso es otra cosa! Esa es la gran lucha heroica, más difícil y la que menos importancia llegamos a darle, no viene en los libros de Historia sino en los hechos cotidianos de cada día. Podemos tener responsabilidades, hijos, parejas, padres, trabajo, enfermedad y ser libre ¿Cómo? Pues igual que lucharíamos por esa “Libertad” que se graba en las piedras, poniéndonosla como objetivo e ir a por ella, desearla, embuirnos del deseo de ser verdaderamente libres a pesar de nuestras cadenas visibles o invisibles . Es una “lucha” sin descanso – es verdad que solitaria- pero enriquecedora. Hoy más que nunca anhelo mi libertad de Ser, de no dejarme llevar por las incertidumbres de lo que se escapa ahora de mis manos, en pensar en posibilidades futuras, en proyecciones de futuros sin sentido nacidas del miedo.  Yo solo tengo mi ahora, y es ahí donde debo vivir y conseguir esa anhelada libertad . Ella, la libertad, me permite vivir aunque no dejar de sufrir me sea inevitable, pero puede aliviar los dolores del pesar inútil: lo que pueda suceder o no, el cómo fui y soy ahora, lo que piensan los demás, si me entiende el vecino o no, las personas “tóxicas”… ¡tantos pensamientos sin sentido!. Me gusta esta fotografía me da la hermosa sensación de libertad, de trotar sin rumbo por las amplias estepas. No hay destino, no hay mañana, sólo sentir el aire. Así quiero mi Ser. Quiero ser libre… Seguimos

fullsizeoutput_bc1

Publicado por

olivia

Supervivencia, lucha, amor por los libros que me inspiran y han conformado mi existencia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s