Los muertos vivientes

twdSeguro que muchos de vosotros sois seguidores de la serie de televisión “Los Muertos Vivientes” (“The Walking Dead”).

En realidad, la serie de televisión está basada en los comics de Robert Kirkman, que se comenzaron a publicar en el año 2003.

Una de las cosas que más me llamó la atención desde el principio, era el texto de la contraportada:

¿Cuántas horas
al cabo del día
pasas viendo la televisión?

¿Cuándo fue la última vez que cualquiera de nosotros DE VERDAD hizo algo para conseguir lo que quería?

¿Cuánto tiempo ha pasado desde que cualquiera de nosotros NECESITÓ algo de lo que QUERÍA?

El mundo que conocíamos ya no existe.

En un mundo gobernado por los muertos, por fin nos vemos obligados a vivir.

Qué frases tan duras… Y tan reales… Sea cual sea tu situación vital, invitan a reflexionar. Y es que la serie “Los Muertos Vivientes” no es una serie de zombies donde los muertos vivientes sean los protagonistas, sino que más bien son el escenario en el que se desarrollan los actos más grandiosos y los más deleznables de los que es capaz el ser humano.

¿Y qué tiene esto que ver con el cáncer de mama metastásico? Pues cuando empecé a pensar en esta entrada tenía un punto de vista un poco más pesimista. Pensaba en nosotras, las “diagnosticadas” con un cáncer que hoy en día es incurable, como los “muertos vivientes”… Muertas que caminan… Muertas que viven con una sentencia de muerte (valga la redundancia y la contradicción).

Pero después de darle algunas vueltas, me di cuenta de que nosotras NO somos el escenario a pesar del cual la vida sigue discurriendo con sus heroicidades y sus miserias. NO. Nosotras, las que tenemos claro que “lo nuestro no se cura” somos las que nos vemos obligadas a vivir.

Para nosotras se acabo el procrastinar, el dejar las cosas para mañana o para cuando tenga tiempo, el ahorrar (tiempo, dinero, caricias, sonrisas…), el postergar. Cuando recibes un diagnóstico de cáncer de mama con metástasis el mundo que conocías hasta ese momento se desmorona y deja de existir. Empiezas a obsesionarte con los días de vida que te quedan, con la calidad de vida, con los tratamientos y con miles de cosas más… Hasta que un día te das cuenta de que nada de eso tiene importancia y que lo que realmente cuente es VIVIR.

VIVIR con mayúsculas el aquí y el ahora. VIVIR por, con y para tus hijos, por con y para tu marido y tu familia, tus amigos. VIVIR por ti y para ti. Porque, cuando se acaban las segundas oportunidades y el fantasear con el futuro, lo único que queda es VIVIR.

Y te obsesionar con VIVIR.

No vale “sobrevivir”, no vale vivir arrodillado, no sirve pasar los días sin más.

VIVIR significa buscar cada día la oportunidad para crear y atesorar recuerdos con los tuyos.
VIVIR significa encontrar cada día el gozo en las pequeñas cosas.
VIVIR implica replantearte el mal humor y enterrar viejas vendetas.
VIVIR es amar con intensidad, REIR a carcajadas, SOÑAR con los ojos abiertos, VOLAR con la mirada, BEBER cada instante, ABRAZAR con pasión…
VIVIR son #MomentosYNoCosas

calvita

Y con esta gran lección vital que nos depara la vida a las “heavy metas”, dejamos de ser “muertas vivientes” y nos convertimos en expertas en vivir.

Y sí. Seguiremos teniendo nuestros días malos. Seguiremos teniendo días en que nuestro mal humor, nuestras ojeras, nuestros craneos pelados o nuestras pocas energías nos hagan parecernos un poquito más a esos zombis grises que forman parte del escenario. Pero en nosotras hay una magia especial que va más allá de la medicina y nos permite revertir la condición de nuevo a SERES HUMANOS ansiando VIVIR y volvemos de nuevo a sonreír, a caminar con ganas, a gozar y a disfrutar de la VIDA.

Así que si te cruzas con nosotras, no te apenes, no agaches la mirada, no nos compadezcas. Acompáñanos en nuestro viaje. Sé humano, tu también. Abandona el rebaño de los zombies y ayúdanos a construír esos recuerdos, a vivir #MomentosYNoCosas. Danos la mano, sonríenos y ayúdanos a cortar todas las cabezas que haga falta y todas las piernas que intenten ponernos la zancadilla.

No somos muertas vivientes. No somos zombies. Somos las surferas del Carpe Diem, somos las heavy metas, somos HUMANAS. Y tú ¿Qué eres? ¿Humano o Zombie?

2 respuestas a “Los muertos vivientes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s