Jugadoras de otra liga

10574528_10204488860722861_4576924348046294383_nTodavía convaleciente de una operación con fines profilácticos de extirpación de ovarios y trompas, estoy tranquila, agradecida y recuperándome de maravilla. Los días anteriores y durante mi estancia en el hospital me he quedado sorprendida de las reacciones de las personas que me rodeaban y de alguna manera de mí misma. Cuando el médico me propuso el tema para bajar mis estrógenos , pues no me costó ni un segundo decir : Adelante!. Sus razones estaban claras y las mías más aún, además de reducir riesgos de que “la cosa se tuerza” , cabía la posibilidad de ahorrarme tratamiento hormonal (si no en su totalidad al menos en parte).

Después de tres años ya cumplidos desde que empezó mi periplo por el cáncer metastásico he sufrido mucho, muchísimo. Dolores físicos, malestares de todo tipo, efectos secundarios de la medicación… y sentimientos de desconsuelo, soledad y un largo etcétera de agonías. Las que pertenecéis a esta liga sabéis de lo que hablo.

Como en alguna ocasión he expresado, tras un proceso de lloros, enfados aderezados con sonrisas, autoinstrucciones de “palante” y muchos rezos y gritos angustiosos al Cielo, llegué a la aceptación. Esto se traduce en dar gracias por cada momento bueno, que se ha convertido en extraordinario desde mi nueva mirada y abandonarme a la voluntad de Dios ,dejando de intentar controlarlo todo.

En todo este camino he estado acompañada por mi familia y buenos amigos, muchos!. Lo que pasa es que como me veían aparentemente bien, pues no sabían muy bien todo lo que iba pasando en mi cuerpo y en mi corazón . El caso es que, mientras que para mi esta intervención era un “escaloncito” en el camino tras unos cuantos peldaños (bastante más altos) ya subidos desde hace tres años, para los demás era algo extraordinario; y a mí, pues por dentro me entraba un poco la risa. En los últimos meses , a pesar de tener la enfermedad estable y hacer vida “normal”, he tendido episodios diversos que me han llevado a urgencias, Tacs craneales ante indicios de posible metástasis cerebral , prurito tan intenso que me despertaba por las noches y solo me conseguía quedar dormida con bloques de hielo pegados al cuerpo etcétera , etcétera…y de esto casi nadie se ha enterado y ni yo misma le concedía la importancia que a lo mejor tenía.

Todo esto me ha ido entrenando de alguna manera para jugar en esta liga. Así que el día que ingresé estaba tan tranquila. Miedo a la operación???? Por?????? Pero vamos a ver, si vivo con una enfermedad mortal que puede “matarme” en cualquier momento y ya lo he aceptado, como me va a dar miedo una operación por laparoscopia de riesgo relativo.

Además he estado ingresada en el servicio de ginecología en lugar de oncología y esto me ha hecho sentir tratada en el mundo de los “vivos”. Las enfermeras , los médicos amables, cercanos, positivos… Me alababan por mi actitud y mi pronta recuperación. De verdad, me han hecho sentir tan bien, tan viva!!! Y como no, mi entorno me ha vuelto a recordar lo que me quiere con sus muestras de afecto, su compañía, y sus detalles….

Nada chicas, que las que llevamos unos tiempecito en esta carrera, jugamos ya en otra liga  aunque  nuestros sudores nos ha costado… Que suerte el equipazo que tenemos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s