Historia de Núria

IMG_20170325_152835En diciembre de 2014 me llegó la citación para la revisión de mama. Tenia cita para el 14 de enero. No recuerdo si fue el mismo día o el día después pero, como muchas, en la ducha, me encontré un bulto en el pecho. Me quede descompuesta, el día antes no lo había notado, que sensación más extraña. Después de darle unas cuantas vueltas en mi cabeza, decidí no contárselo a nadie. La Navidad estaba al caer y, visto que tenia la revisión el día 14 de enero, pensé que mejor pasar las fiestas en paz.

Así fue, las disfruté como nunca, con mi marido, mi hijo, mi familia, los amigos…

El día de la cita, entré diciendo: “tengo algo en el pecho izquierdo” y salí con la confirmación. Cita en el hospital y todas las pruebas habidas y por haber, TAC, resonancia, punción, analíticas, etc. Me confirmaron que el bulto era cancerígeno y, en espera de resultados de algunas pruebas, el plan era 6 sesiones de quimioterapia y mastectomía. Las últimas pruebas indicaron que había algo más. En unos días me confirmaron que tenia varios tumores en el hígado. Quedaba descartada la operación no serviría de nada, el bicho ya se había desplazado. Tenia asumida la primera parte, pero la segunda me dejó en choc. Metástasis, que palabra mas horrible. NEOPLASIA DE MAMA I cT3NxMl (METASTASIS HEPÁTICAS)RRHH positivos HER-2 neu: negativo. Ki 67 :60%.

Empieza el tratamiento y mis ganas de leer y preguntar sobre ello. No entendía nada, ¿qué eran esos números? ¿esas abreviaciones? ¿esos tanto por ciento?. La cabeza me explotaba: ¿porqué? ¿qué he echo mal? ¿sera porqué he sido fumadora?¿por no hacer el ejercicio necesario? ¿qué va a pasar con mi hijo? ¿mi familia? ¿cuanto tiempo tengo? ¿que porcentaje de supervivencia?¿que puedo hacer?.

Por suerte, mi familia y amigos, después del choque inicial, me ayudaron a centrarme y a serenarme.

Empecé con mi primera sesión de quimio de las 6 previstas inicialmente. Es curioso como se perciben las cosas a veces. No es que no estuviera ahí, no es que no fuera plenamente consciente, no es que no sintiera… simplemente tenia la sensación de que aquello no iba conmigo, lo recuerdo como viviendo en un segundo plano. Claro que los efectos secundarios me volvieron a la realidad. Mi pelo, el cansancio, el estreñimiento, los dolores…

No esperaron ni a las 6 sesiones para llamarme des de la SS, tenia que pasar el tribunal. Llegué con todos mis informes, pero ellos ya los tenían encima de la mesa. De entrada me ofrecen eso que muchos querrían y que yo ni deseaba ni me planteaba para nada: incapacidad absoluta. Creo que fue en ese momento cuando me dí cuenta de la gravedad de mi enfermedad. Yo quería seguir con mi vida, seguir trabajando… soy contable de profesión, y me dijeron que no seria capaz de seguir con ello, que aceptara la incapacidad. Salí abatida.

Supongo que el tiempo les ha dado la razón, de echo, casi no soy capaz ni de leerme un libro, pierdo la concentración. Tengo que leer textos cortos o solo un ratito al día… me disperso con facilidad. Si estoy hablando y me cortan, no sé seguir por donde iba. Olvido nombres. Se me olvida todo con facilidad.

Después de las sesiones iniciales, que funcionaron en parte, he pasado, como todas nosotras, por distintas quimioterapias, infinitos TAC’s, resonancias, analíticas, caídas de pelo, esperas, desesperas, quemadas, dolores óseos, estreñimientos, diarreas, vómitos, lloros, desesperos. Dietas eco, zumos verdes, homeopatía, yoga, meditación, chi kung, terapias complementarias…

He aprendido a tomarme la vida tal cual, a dar las gracias por ver un nuevo día, a disfrutar de las pequeñas cosas, a apartar lo superficial, a abrazar, a querer, a reír por lo más simple, a no perder el tiempo y a no darle vueltas, ni a preguntarme ¿porqué?. Nuestro destino esta trazado des de que nacemos y quizás el mio era encontrar a este grupo de mujeres-coraje que, sacando fuerzas de sus fondos, luchan por hacer visible el cáncer de mama metastásico, el más silenciado de todos, el que no es de color de rosa, el que hoy por hoy no se cura. Juntarme con ellas para iniciar el camino hacia la visibilidad y la lucha por la cura, sino para nosotras, para las futuras enfermas. Investigación, eso es lo que más necesitamos.

Yo no me rindo.

6 respuestas a “Historia de Núria

  1. Solo me caen lágrimas ..Mi bella Nuria….Me removió todo un poco …Yo también escribiré…Y te pondre en mi testimonio por qué gracias a esta mala enfermedad puedo decir ,k me dio la oportunidad e conocer a personas maravillosas como tú y otras tantas ,k a lo mejor en otras sircunstancia no hubiéramos coincidido….Te kiero muuuuucho

    Le gusta a 2 personas

  2. Hola Nuria, muy bonito tu escrito. Como Alexia me ha gustado encontrarte por el camino. A ver si me animo con mi testimonio. Pronto podemos vernos, si os a os apetece, a ver como sigo yo d animos👍👍👍😘 Soys muy alegres, eso me ha parecido y eso me ayuda. Ta prontooooo

    Me gusta

  3. Nuria, me identifico contigo. Me ha gustado eso que has dicho de verlo en segundo plano ( creo que eso seria la famosa fase negación ) y para mí fue idéntico. Y lo que cuentas al final, pues también y esa si que tengo c’lara que es la aceptación. Encantada de conocerte, muac

    Le gusta a 1 persona

  4. Nuria todo como si fuera yo la que lo escribiera, lo peor de todo es que los demas se creen que esto es solo cancer de mama y no tiene nada que ver las que tenemos metástasis es otro mundo y nos meten a todas en el mismo saco

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s