Queremos empatía o algo parecido, ¿de verdad es mucho pedir?

Desde que empecé en este mundillo como paciente de cáncer de mama metastásico, eche en falta de algunos médic@s y enfermer@s , eso que todos llamamos empatía y que quizá, no todos queramos decir lo mismo cuando hablamos de ella.

Cuando me quejaba ante mi familia o amigos de la dureza o la falta de tacto, la respuesta siempre era empática hacia el otro lado. Claro! Con la especialidad que tienen es normal! Es que ser oncólogo debe de ser muy duro…! Creo que cuando te dicen esas cosas (supuestamente para consolarte) no se dan cuenta de que el mensaje que te transmiten es : Cómo te van a coger cariño, con lo poco que les duráis los pacientes….? Y cuando uno está intentando encajar la noticia de que tiene una enfermedad crónica, y que hasta entonces pensabas que en situaciones como estas, la gente se volvía especialmente sensible al trato delicado, más duro te resulta darte cuenta de la cruda realidad. Antes estabas en el bando de los “vivos” , con ellos y ahora has pasado a otro bando, que no sé muy bien como definirlo para no herir sensibilidades (es que soy muy empática…).

De hecho, pronto empiezas a desarrollar habilidades de adaptación al medio. Cuando te toca tratamiento sonríes y pones voz suave para que como mínimo te traten con esa misma suavidad. Cualquier cosa con tal de que no te llamen la atención porque no te has sentado en la butaca adecuada o porque te has retrasado unos minutos a tu cita con la quimio … Con el médico, pues enseguida te das cuenta de que tienes que tener mucho cuidado con las preguntas que le haces; porque ya lo creo que te las contestan y bien claritos que son!!! Incluso se pasan porque te ponen en situaciones que te generan una gran incertidumbre y que son solo probables…. Ya sé, que para ello también la gente les tiene buscada su explicación: que es normal, porque luego la gente les reclama, que si te lo tienen que decir porque es su obligación… etc etc etc

Paradójicamente, es curioso ver como si les das pie, pueden acabar contándote los problemas que tienen para consolidar la plaza o la cantidad de pacientes que tienen que atender o cuestiones por el estilo, y sin saber como, los papeles se intercambian y acabas tú consolando al pobre trabajador “exhausto”. Una compañera de fatigas , a la que conocí en las salas de espera, me dijo que ella había perfeccionado una táctica y es que cuando le empezaban a contar ese tipo de penas, ella contestaba con mucha gracia y una sonrisa: “te lo cambio”! y con esa única frase los dejaba “helaos” y les hacía pensar.

La verdad, es que cuando ya llevas tiempo… entonces, te das cuenta : Nadie va a cambiar, esto va así y más vale que me acostumbre cuanto antes. Piensas el cariño te lo dan los que te quieren, la comprensión pues ya muchos menos y al personal sanitario pues que hagan bien su trabajo y ya….A mi me han llegado a decir algún enfermer@ que el paciente oncológico es muy dócil (si supieran ….).

Pero desde que hace unos días entré a formar parte del grupo de Facebook de mujeres con cáncer metastásico o reciviva. Aquí he conocido a tantas mujeres jóvenes o mayores con niños pequeños o sin ellos, exitosas en su trabajo, con gente que les quiere o más solas… , pero todas ellas tan llenas de vida!; hasta que un buen día, una sola prueba les da o nos da un giro de 180º y nos cambia al bando del los… no sé como llamarlos. Al leer sus testimonios y darme cuenta de cómo casi todas tenemos sentimientos parecidos, me digo a mi misma, que narices! Claro que hay que cambiar ¡ Hay que remover conciencias! Tenemos que conseguir que el trato al paciente sea tan bueno como humano! Claro que sí! Los oncolog@s, médic@s …en general no pueden olvidarse del lado humanista de su profesión. La empatía es una cualidad necesaria es su trabajo como lo es la destreza con sus manos para un cirujano. Están tratando a personas, no a células dentro de un tubo de ensayo. Tienen que aprender a vernos como personas, que estamos ahí delante de ellos para que nos ayuden con nuestra enfermedad, pero no solo con el tratamiento o con los efectos secundarios , sino con el trato amable, y dándonos confianza. Un trato delicado, mirándonos a los ojos y llamándonos por nuestro nombre. Tienen que pensar que nosotros no elegimos estar ahí, que la vida nos ha puesto en esa situación y que ellos pueden hacer mucho para que además de alargarnos la vida , esa vida sea más llevadera. Si supieran lo sensibles que nos volvemos a un simple gesto, una mirada, un tono….

Yo llegue a pensar, no quiero importarles, solo que lo parezca … Pero No! Debemos pedirles el trato personal. Eso no es ningún problema para ellos sino todo lo contrario. De verdad, no es tan difícil … y lo digo con conocimiento de causa por el trabajo que hago con personas con dificultades de otro tipo. No pedimos que nos adopten o se lleven nuestros problemas a su casas (yo tampoco lo haría…); solo que hagan su trabajo con toda la humanidad de la capaces.

One response to “Queremos empatía o algo parecido, ¿de verdad es mucho pedir?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s