Metástasis no es muerte. No quiero plañideras.

Una vez asimilas el devastador diagnóstico de cáncer metastásico (que cuesta, y mucho) aprendes una lección muy importante. La más. Aprendes a VIVIR. Con mayúsculas. Parece contradictorio, ¿verdad? No lo es, todo lo contrario. Porque el cáncer metastásico es sufrimiento, sin duda, pero no es muerte.

Plantéatelo de la siguiente forma: ¿cuántas personas pasan, efímeramente, por su propia vida, sin ni siquiera rozarse con las paredes de su trayectoria vital, viviendo inconscientemente, sin darse cuenta, dejando que las cosas vayan sin más… sin plantearse nada…? Demasiadas, quizá… Sí, son personas con oficialmente “buena” salud, no constan en los registros sanitarios… pero, ¿viven?  A nosotras la vida nos dio la “oportunidad” (sé que es una palabra dura) de parar, de reflexionar, de idear (en la medida de nuestras posibilidades) cómo queríamos que fuera nuestra vida a partir de ese momento, y lo intentamos con ahínco cada día. Eso, lo aseguro.

Me dirás… que tenga que ser por eso… Y te daré toda la razón… Pero es. Y con los ingredientes que tocaron hay que hacer la ensalada de cada día. Y que salga rica y bonita.

Así que, te lo pido, hazme un favor: no me hagas de plañidera. Entiendo que no sepas cómo hablarme, qué decirme, cómo tratarme… entiendo y abrazo tu ignorancia, acepto tu misericordia, pero no puedo permitir la insana osadía del ignorante al que no le importa si provoca o no daño con sus palabras. ¿Sabes? No tienes por qué decirme nada si no sabes qué decirme. La palabra está sobrevalorada. Me llega mejor y más directo al corazón una sonrisa o un gesto. No me preguntes por pronósticos de vida, ¡por favor! (los pronósticos, para el fútbol). No me des el pésame en vida. No airees a los míos (que tantísimo sufren) con comentarios inadecuados. Mi vida y la de los míos no es un juguete en tus manos que puedas manipular. Y no me des lecciones que nunca aprendiste en la Cátedra de Oncología de Oxford.

Pero, también a ti,  te digo otra cosa. Quiero (me gustaría) que tengas la mente y el corazón abiertos para que aprendas conmigo que se vive con cáncer, que se tienen momentos especiales llenos de vida e intensidad, que cuando me ves pasar por la plaza con el chandal es que me voy a la gimnasia (aunque me cueste) y que la foto de mi mesilla de la que me siento tan orgullosa es la de cuando subí de nuevo a mi monte tras el diagnóstico. Y que te agradezco todas tus miradas de cariño, fuerza, aliento, besos y apretones. De corazón.

6 respuestas a “Metástasis no es muerte. No quiero plañideras.

  1. Preciosos y muy cierto.
    Cuantas veces nos han querido decir alguna palabra amable y han metido la pata hasta el final.
    Es muy dificil, por eso es mejor no.decir nada.
    Un besazo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s